¡ATENCIÓN! No es normal tener estrés ni ansiedad. Descubre por qué

¡ATENCIÓN! No es normal tener estrés ni ansiedad. Descubre por qué.

Tanta gente sufre estrés, que lo normalizamos.

¿Te encuentras mal? Ahh será un poco de estrés.

Últimamente me siento mal y no sé por qué, tal vez son nervios.

No le das la importancia que tiene, por lo tanto, no haces suficiente para cambiarlo.

Sin embargo ahora mismo te explicaré por qué es nocivo para ti, y cómo puedes volver a recuperar tu equilibrio.

 

¿Cómo se expresa el estrés y la ansiedad?

 

El estrés principalmente es psicológico. Surge cuando tenemos la impresión de que tenemos tantas cosas, tareas o responsabilidades que estamos totalmente atrapados por ellas.

Es decir, que tal vez algunas ni te apetecen, no tienen sentido, o quieres ir a relajarte, pero no te lo permites, porque consideras que esas cosas son más importantes que tu bienestar personal.

Incluso tal vez piensas que son la manera de conseguir tu bienestar, como mediante el trabajo, o el dinero. Pero realmente solo son factores que influyen.

Tu verdadero bienestar se encuentra situado en tu mente, determinado por la calidad de tus pensamientos. Clic para tuitear

Muchas veces, nosotros ni si quiera nos damos cuenta, sino que lo expresa nuestro cuerpo con algún tipo de limitación.

Voy a contarte algunas maneras, a ver si las identificas en ti en algún momento de tu vida.

 

¿Cómo se expresa el estrés mediante el cuerpo?

 

Lo puede hacer de muchas, y sorprendentes maneras.

Sin embargo, quiero hablarte de las más usuales. Aquellas que si no estás sintiendo últimamente, seguro que has sentido alguna vez en tu vida.

  • Sensación de opresión en el pecho.
  • Falta de respiración o respiración muy superficial.
  • Dolor de barriga o de cabeza.
  • Tensión muscular.
  • Molestias y contracturas en la espalda.
  • Reacciones en la piel. Como picores, zonas rojas o psioriasis.
  • Caída del cabello o aceleración de aparición de canas.
  • Sueño ligero.

¿Cuándo has sentido alguno de estos síntomas?

Que seas capaz de identificarlo, va a ayudarte a cambiarlo.

Ya que muchas personas están tan fijadas en lo que pasa en su exterior, que desconectan de sus propias sensaciones internas.

De lo que el cuerpo te pide y grita para que respetes sus ritmos.

Vamos a recuperar la importancia de vivir más relajados. 

¡Por cierto! Un consejo. No esperaría más a recuperar tu equilibrio si ya has notado varias de estas señales.

Aquí te cuento el motivo: Lo siento, el tiempo no cura nada.

¿Sabes por donde van los tiros verdad?

 

¿Por qué no es normal tener estrés y ansiedad?

 

 Todo el mundo sabe que es malo.

Que te hace sentir mal. Y a veces, hasta decir o hacer tonterías o cometer graves errores.

Pero hay motivos mucho más importantes y trascendentes por los que es importante que bajemos revoluciones y paremos a buscar soluciones.

 

No hay un peligro real

 

Lo curioso de vivir casi el 80% de nuestro tiempo estresados, es que la mayor parte de este malestar, nos lo inventamos.

Sí, lo escoges tú en el momento que le empiezas a dar más importancia de la que tiene a las cosas.

Cuando tu trabajo o relaciones dejan de cumplir su objetivo de aportarte y enseñarte algo para vivir mejor, a esclavizarte. 

Es muy importante entender cuándo nos estamos relacionando de manera saludable, y cuándo, de manera tóxica.

No solo hablo de cómo te relacionas con las personas. También de cómo te relacionas con tu trabajo, con tu propio cuerpo, con tu tiempo libre, etc.

¿Qué importancia le das?

¿Qué cosas piensas acerca de ello?

La relación saludable, aunque a veces también pueda ser incómoda, te aporta mejoras en cuanto a calidad de vida. Te hace sentir bien.

 


Un ejemplo sería:

A veces me canso en el trabajo, pero me siento valorada, las condiciones son dignas y los compañeros estupendos.


 

La tóxica, todo lo contrario. En pocas palabras, te está quitando la vida poco a poco.

 


Un ejemplo sería:

No me gusta mi trabajo, tampoco está tan bien pagado. O este horario me está matando porque no me deja tiempo personal.


 

Somos animales

 

Es cierto que somos animales inteligentes, pero debemos usar nuestra inteligencia con una visión integradora y sana.

No tiene mérito tener grandes tecnologías y edificios si nosotros no somos felices.

De hecho, la tecnología, si no la utilizamos bien, puede alejarnos de nuestro bienestar. Como ver en exceso la TV o las adiciones al móvil o ciertos juegos.

Debemos recordar que necesitamos respetar la naturaleza porque venimos de ella. Clic para tuitear

Por lo tanto, volver a estar un poco más fuera de casa. Disfrutar del sol, del agua, del aire. Y por su puesto, relacionarnos un poco más los unos con los otros.

La naturaleza de forma natural nos lleva a nuestro equilibrio. Sentir los pájaros, ver los colores del mundo, caminar descalzos…

Son cosas que hemos hecho durante millones de años como humanos, y recordarlo, nos hace sentir de nuevo como en casa.

 

Estamos aquí para disfrutar

 

No olvides que lo más importante de que estés aquí, es que disfrutes.

Es cierto que tenemos responsabilidades y debemos aportar lo mejor de nosotros a los demás. Pero la primera responsabilidad que tenemos es hacernos feliz a nosotros mismos.

¿Qué te gustaría hacer que no estás haciendo?

¿Cómo puedes cambiar las cosas que no te satisfacen?

Es importante que te tomes tu tiempo para responder de corazón las preguntas anteriores, porque…

 

Vamos a morir en algún momento

 

Aunque las personas alejan los cementerios de las ciudades y procuran no hablar de sus seres fallecidos, vamos a morir.

Forma parte de nuestra bonita condición como animales. Por lo que es importante que antes de hacerlo, tengas la sensación de estar viviendo tu vida tal y como te gustaría.

¿Es así?

¿Podrías morir en paz en cualquier momento porque sientes que estás en el lugar y momento adecuado?

Esta es la forma de saber si vas por buen camino, tu calma mental.

Si te sientes bien, satisfecho o satisfecha, es muy buena señal.

Estás viviendo la vida a tu manera, según tus valores.

Te estás atreviendo a ser tu mismo, más original, espontáneo.

Confías en ti y en la vida, por eso te dejas llevar.

En caso que no sea así, debes ponerte manos a la obra para liberarte de tu cárcel mental.

 

¿Cuándo sí es normal sentir estrés o ansiedad?

 

 Simplemente cuando nos encontramos ante un peligro real:

  • Cuando pueden atacarnos.
  • Pasa una catástrofe natural.
  • Discutimos con un ser querido.
  • Surge un imprevisto.

Es sano que salga el estrés y la ansiedad en estos momentos, ya que así, nos vamos a permitir actuar y hacer algo para afrontar la situación.

Sin embargo, el estrés sano, es muy transitorio. Una vez que finaliza el peligro, se acaba.

No es como una preocupación constante como a veces puedes hacer con las cuentas a final de mes, o por lo que alguien puede pensar de ti.

Estas últimas pertenecen al primer grupo de malestar que te he explicado antes, al opcional. El que nos inventamos según a qué le damos importancia.

 

Lo que puedes hacer para recuperar tu naturaleza

 

Antes de tomar pastillas para la ansiedad, mi recomendación es esta: Vuelve a recuperar tu naturaleza.

Aquí te explico varios motivos por los que probar todas las alternativas posibles antes de tomar pastillas para la ansiedad.

Creo que el equilibrio, la armonía, bienestar y salud, pasan por aquí, por recuperar tu naturaleza.

Para mí son sinónimos.

¿Cómo puedes hacerlo? Vamos a ver algunas opciones prácticas y efectivas:

 

Permítete dormir lo que necesites

 

Tu cuerpo es sabio. Si necesitas descansar más, hazlo.

Mantén la persiana ligeramente abierta para que tu cerebro sepa perfectamente cuándo es de día, y cuando de noche.

A partir de aquí, siempre que puedas, duerme sin alarmas.

Deja que cuando tu cuerpo haya descansado suficiente. Simplemente te despierte.

 

Conecta diariamente con tu cuerpo

 

El cuerpo te da las señales que no interpretas de tu mente.

Así que conectando con él, sacarás mucha información de ti.

Escucha a tu cuerpo, es más inteligente que tú. Clic para tuitear

Puedes hacerlo dedicándole atención expresamente en varios momentos del día. Por ejemplo:

  • Actívalo al levantarte.
  • Estira.
  • Haz deporte suave.
  • O de alta intensidad.
  • Practica yoga.
  • Hazte un automasaje.

 

También es interesante que siempre tengas consciencia de tu cuerpo. Te cuento:

  • De la postura que tienes.
  • Cuando se tensa, para así relajarlo.
  • En qué momentos del día tienes más o menos energía.
  • La sensación de tus emociones en la zona del plexo solar.
  • Incluso una noción del estado de tus órganos internos.

 

¿Cómo llevas todo esto que te cuento?

Ves tomando nota de las cosas que podrías hacer para mejorar tu calidad de vida.

Que aún quedan más…

Escucha tus emociones y sensaciones

 

Mucha gente se asusta o se incomoda con las emociones negativas.

Quieren evitarlas.

Que desaparezcan.

Pero tienen su función. No van a desaparecer hasta que las hayas interpretado.

Hasta que sepas qué significado tienen para ti. Qué puedes aprender.

Por este motivo, durante por lo menos media hora de nuestro día, está bien estar en silencio con nosotros mismos. Y simplemente observar cómo estamos, cómo nos sentimos.

Dejando que afloren las emociones y los mensajes que nos traen.

Sin juzgar.

Sin sacar conclusiones.

Tan solo permítete estar ahí. Sintiendo.

Vivo.

 

Contacta con la natura

 

Como he comentado antes, acercarnos a la naturaleza nos ayuda a recordar la calma y el propio ciclo natural de la vida.

Puedes acercarte de varias maneras:

  • Paseando por una zona natural.
  • Teniendo un mascota o contacto con animales.
  • Lo mismo con las plantas. Cuídalas y háblales.
  • Si puedes, vive en un entorno rodeado con naturaleza.
  • Haz excursiones, salidas y vacaciones en estos espacios.
  • Coloca objetos naturales en tu hogar.

 

O simplemente, observa tu respiración y tu cuerpo. ¿Qué hay más natural que tú?

 

Interpreta tus índices de productividad

 

Según los ritmos circadianos, tu manera de vivir, lo que te han enseñado, o si eres mujer, si te tiene que venir la menstruación, habrán momentos en los que tendrás más energía que otros.

Observando y conociendo mejor a tu cuerpo, te darás cuenta de estos momentos a lo largo del día, de la semana, del mes y del año.

Te pongo mi propio ejemplo.

Cuanta más energía tengo es a pura mañana. A las 6 o 7 de la mañana tranquilmente.

Por lo tanto, soy de las que me despierto hambrienta. Tomo un buen desayuno, trabajo duro. Y estoy muy bien, hasta media tarde.

Que entonces, mi cabeza ya se empieza a dispersar, y quiero relajarme o divertirme.

Por lo tanto, aprovecho para hacer deporte, relacionarme… Y a las 22h ya tengo suficiente sueño como para irme a dormir.

Por otro lado, a nivel energético durante la semana: El lunes aún me estoy situando en el trabajo, martes y miércoles me enfoco totalmente, jueves empiezo a pensar que mañana es viernes, y viernes tengo ganas de terminar.

De esta manera, aunque trabajo toda la semana, me organizo las tareas más duras los días que más enfocada estoy. Y el resto de día, tareas más creativas, más ligeras o agradables.

Lo mismo durante el año. En invierno empiezo a crear y plantear nuevas ideas y proyectos. Los desarrollo en mi guarida, y en primavera empiezan a salir a la luz.

En verano estoy on fire. Car otoño empiezo a observar cómo ha ido todo el año y vuelvo a organizarme. 

Y vuelve a empezar la rueda.

 

Relájate más y disfruta

 

Como hemos comentado, lo normal es estar relajado, no en tensión.

Lo que pasa que tu cuerpo y tu mente se han acostumbrado justo a lo contrario.

A estar en guardia normalmente, y de vez en cuando, relajarte.

Cambia el chip:

  • Permítete relajarte a diario expresamente por lo menos 30 minutos.
  • Intenta trabajar con una actitud más calmada. Busca la calidad y la buena experiencia.
  • Medita.
  • Date un baño.
  • Túmbate en el suelo.
  • Pasea.

 

Es muy bueno que incluyas como algo normal tareas relajantes en tu día a día. Que las normalices.

 

¿Estás listo para coger la iniciativa?

 

¿Has sentido ansiedad en algún momento de tu trayectoria profesional?

La ansiedad es una alarma que debemos parar a interpretar.

Para ello he diseñado este sencillo Test de Ansiedad Profesional para que puedas dar el primer paso, detectar en qué punto estás ahora.

Te espero dentro.

 

 

Recuerda que todos los consejos que te traigo todas las semanas requieren de práctica y de tu compromiso para llevarlos a cabo.

Convertir todos estos hábitos en un comportamiento fácil y automático requiere su tiempo. Es a través de tu constancia que conseguirás hacerlo.

 

Así que ahora te toca a ti. Cuéntame en los comentarios como lo llevas y si te ha resultado útil este artículo.

 

Y si te ha gustdo, dale a me gusta y compártelo para poder ayudar a otras personas a encontrar la solución a aquello que le atormenta.

También puedes recibir directamente en tu email herramientas para sentirte bien y expandir tu potencial.

Encontrarás:

  • Consejos exclusivos. Que no encontrarás ni en el blog, ni en el podcast, o en mi canal de YouTube.
  • Ejercicios y retos para acompañarte en tu crecimiento personal a lo largo del año.
  • Ofertas exclusivas de mis cursos, libros y eventos.
  • Webinares gratuitos a lo largo del año donde podrás preguntarme lo que quieras.

Déjate acompañar.

¡Fortalece tu compromiso de cambio ahora!

psicologa coach mindfulness yaiza leal

¡Recuerda! Todo empieza en ti.

¡Nos vemos la próxima semana!

Psicóloga. Ayudo a profesionales a gestionar la ansiedad para recuperar el control de su vida profesional y disfrutar más de la vida con los suyos.

¿Quieres pasar a la acción y expandir tu potencial? Si quieres sentirte mejor contigo mismo y mejorar también la calidad de tus relaciones empieza a entrenar tu mente accediendo los recursos gratuitos en instituto.yaizaleal.com/cursos-gratis/

¡Nos vemos dentro!

4 comentarios
  1. MaiV
    MaiV Dice:

    Me ha encantado cómo trabajas la ansiedad, vivo en Venezuela y aca por la situación los niveles de estrés se han disparado a nivel general, ahorita sufro de síntomas de ansiedad, espero probar estas herramientas complementario a mi tratamiento con el psicólogo y que me apoyen mucho. Feliz día.

    Responder
    • Yaiza Leal
      Yaiza Leal Dice:

      ¡Hola Mairelys! Siento mucho las circunstancias que estáis viviendo. Sin embargo, por suerte, hay algo que siempre podemos hacer, trabajar en nuestra mentalidad para hacernos más fuertes.

      Me alegra mucho saber que ya te has puesto en acción. Creo que estos pasos pueden ayudarte mucho.

      ¡Un abrazo!

      Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] ATENCIÓN: No es normal tener estrés y ansiedad. Te cuento por qué. […]

  2. […] Ya que no, no es normal estar sufriendo estrés y ansiedad, en este artículo te cuento por qué. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.