Cómo salir con más fortaleza psicológica de las crisis económicas.

Hoy te traigo un tema que duele. La palabra crisis, y además, en contexto financiero.

Hay distintas formas de abordar una crisis económica. Personalmente, socialmente, políticamente… Para mí, la más importante de todas, por su puesto, es la personal. Ya que pienso que desde nuestras pequeñas acciones pueden empezar los grandes cambios.

Desde nuestras pequeñas acciones pueden empezar los grandes cambios. Clic para tuitear

Sin embargo, hoy te traigo a una autora invitada que te dará otra perspectiva sobre las crisis financieras o económicas. Ella es Pilar Tejero, una gran psicóloga y compañera.

Te dejo con ella.


Seguro que os suenan frases como “estamos en crisis”, “con la crisis que tenemos” o similares. Y es cierto, estamos atravesando una situación no solamente a nivel nacional sino mundial que está haciendo que el paradigma de vida esté cambiando.

La idea de vida que teníamos hasta hace unos años de permanencia, me temo ha variado y mucho. Probablemente estarás pensando que lo que te voy a contar no es nada nuevo. Y en realidad es cierto, hasta aquí no hay nada nuevo.

 

¿Qué vas a aprender en este artículo?

 

El aporte que pretendo dar a todo esto que nos preocupa. Y que probablemente te está afectando directa o indirectamente, está basado en mi propia experiencia.

El motivo por el que ahora hago lo que hago, intentar ayudar desde el apoyo psicológico a quienes tengan miedos y temores debidos a los cambios que nos originan los tiempos que vivimos. Yo misma los he sentido.

Sí, yo también he pasado por situaciones de desempleo en las cuales tuve la oportunidad de conocer a personas que estaban pasando por lo mismo.

 

Mi propia historia con el dinero

 

Asistí a varios cursos impartidos para personas desempleadas sin saber muy bien si la temática me sería útil o no. Pero en aquel momento sentía la necesidad de tener la mente ocupada y no notar tanto el cambio que mi vida estaba experimentando.

Fue curioso ver cómo no todo el mundo lo afronta de la misma manera.

Hubo quienes lo enfocaron como un cambio de vida y otras personas se encontraban hundidas, abatidas y desorientadas. Tenían un miedo atroz a los cambios que estaban manejando.

Hoy me voy a centrar en las situaciones vividas en adultos. En personas que como tú o como yo hayamos pasado por ello, o tengamos a alguien cercano que se encuentre ahí en estos momentos.

Después de un tiempo intentando comprender qué pasa y cómo esto nos afecta. Me encuentro con aspectos que no contribuyen precisamente a que esto se viva de manera  óptima.

Vamos a verlos.

 

Cómo nos afecta la crisis económica

 

No cabe duda de que el desempleo trae cambios de vida parejos a dicha situación que generan sentimientos de inseguridad. 

Todos estos cambios, que algunas veces suponen movimientos de residencia e incluso de país, conllevan tanto la aparición como el agravamiento de síntomas relacionados con el bienestar psicológico.

 

Las dificultades psicológicas que comporta

 

No olvidemos que estos cambios afectan no solamente a quien los tiene que soportar. Si no también a su entorno más cercano de amigos, pareja…

Las manifestaciones son muy claras:

  • Insomnio.
  • Cefaleas tensionales
  • Debilitamiento del sistema inmunológico provocado por el estrés, y un largo etcétera.

Cuando se pasa por una situación así, es fácil ver cómo cambian aspectos de la vida diaria que en condiciones normales nos llegan a pasar desapercibidos.

 

¿Qué dicen las investigaciones? El trabajo de Marie Jahoda

 

Según un estudio llevado a cabo por Marie Jahoda, el empleo tiene dos tipos de funciones: unas llamadas funciones manifiestas y otras llamadas funciones latentes.

Las funciones manifiestas serían las que servirían para manifestar los sentimientos negativos que el trabajo pueda originar, como el salario o las condiciones del mismo.

Las funciones latentes por el contrario serían las que justificarían la motivación positiva que tendríamos hacia el trabajo que realizamos.

Hace una enumeración de cinco funciones latentes:

  • El empleo impone una estructura del tiempo.
  • Implica regularmente experiencias compartidas y contactos con la gente fuera del núcleo familiar.
  • Vincula al individuo a metas y propósitos que rebasan el propio yo.
  • Proporciona un status social y clarifica la misma identidad personal.
  • Requiere una actividad habitual y cotidiana.

Por todos estos motivos se puede afirmar que la raíz del problema no sería un tema solamente económico. Hay más allá factores ligados a la autorrealización personal que no dejan que la estabilidad psicológica se mantenga.

Incluso en los casos en los que está asegurada una estabilidad económica, el desempleo aparece como algo destructivo para quien lo padece.

La situación es vivenciada de diferentes maneras dependiendo de las circunstancias individuales y los recursos psicológicos de cada persona.

Aquí hay que tener en cuenta cómo nos vemos a nosotros mismos. Cómo creemos que nos ven los demás, y cómo estamos valorando los recursos que tenemos para hacer frente a la situación.

Vamos ahora a pasar a ver cómo vivírlo de forma positiva…

 

Hablemos de emociones positivas

Hubo una frase que me impactó y me llevó a pensar y analizar a fondo sobre el tema. Siendo algo tan simple como que las emociones positivas son capaces de promover el disfrute y la gratificación.

¿Qué pasa aquí? ¿Qué hizo que algo tan sencillo llamara mi atención?

Durante un tiempo pensé que las cosas que me pasaban y lo que veía a mi alrededor era el desencadenante de mis estados de ánimo. Reconozco haber tenido la sensación de no saber cómo retomar el rumbo de mi vida. 

A base de formación buscando explicaciones, entendí que experimentar emociones positivas contribuiría a mi calidad de vida.

Ahí es cuando vi que ese era el verdadero detonante de mi bienestar.

Las emociones positivas son actividades de la naturaleza humana que contribuyen a nuestra calidad de vida. Y además son un medio para llegar a conseguir un crecimiento personal y duradero.

Su cultivo puede llegar a servir para la consecución de metas que se planteen, además de para la búsqueda del bienestar. 

 

¿Qué es el bienestar?

 

¿Quién no ha oído hablar de bienestar? ¿Lo vemos como algo efímero, inalcanzable?

Te diré que es una de las condiciones que van a ayudar a que se logre un óptimo funcionamiento tanto en el contexto familiar, personal, social o laboral.

Si, lo he expresado bien, sería la condición en lugar de como solemos pensar creyendo que si las cosas van bien, como consecuencia tendremos bienestar.

Si se experimenta bienestar subjetivo aumentará la creatividad y la claridad suficiente para ver salidas.

Sé que esto puede parecer una ilusión si te encuentras en situación de desempleo. Con miles de problemas a la espalda o intentando dar ese giro a tu vida que no terminas de realizar, pero te diré que si llegas a bloquearte jamás encontrarás una solución.

Encontrar una parcela, una faceta de la vida en la que te sientas bien y te genere satisfacción hará que esa sensación te aporte claridad para llegar a situaciones que te pongan en bandeja las salidas que buscas.

Puede parecerte algo imposible de conseguir, pero disfrutar con todos los sentidos de lo que se está haciendo en cada momento puede llevarte a transformar una simple actividad cotidiana en una experiencia totalmente gratificante.

La inseguridad de creer que no podrás conseguir lo que te propones llega a ser como un tapón que no deja que salga tu verdadero potencial.

Te invito a leer un post que combina a la perfección cómo desterrar las inseguridades junto con fáciles y beneficiosos ejercicios de Mindfulness.

 

Te presento a Resiliencia, ¿Quién es y cómo pude ayudarte?

 

Hablaremos de la capacidad de actuar y recuperarnos después de vivir acontecimientos estresantes. Dicho así parece simple y fácil, pero ¿Lo es en realidad? Encontrar ese punto que permite doblarse pero no romperse no es fácil, pero se puede.

La resilencia no es una característica de la personalidad, es más bien el resultado de un proceso de reestructuración ante las adversidades. Se fomenta al favorecer la manera de razonar de manera más flexible, eficiente y creativa.

Si tienes un estado emocional positivo, esto te va a permitir elaborar un plan de acción en el que puedas obtener resultados futuros duraderos. De esta manera lograrás plantearte nuevas metas que antes ni te habrías planteado.

Ver la vida de esta manera te hará disminuir el nivel de estrés que inevitablemente se generará al tener sensaciones de agobio al no ver más allá del presente que estás viviendo.

Te recomiendo una recopilación de pensamientos positivos que al menos a mí me hizo reflexionar en más de uno. Si lo haces siguiendo las instrucciones dadas por Yaiza Leal, comprobarás bastantes cosas de las que te estoy contando.

Por el contrario, un estado emocional negativo solamente te permitirá responder ante acontecimientos inmediatos. Encontrar salidas que te aportarán una satisfacción momentánea, sin perspectivas de perdurar en el tiempo.

 

Enfoca una crisis como una oportunidad para el cambio

 

Es normal sentir algo de temor ante un futuro incierto en el que vemos cómo cambia la idea de vida que siempre tuviste. ¡Claro que es normal! El problema surge cuando ese miedo, ese temor hasta cierto punto infundado no te deja seguir adelante.

Probablemente lleves toda tu vida laboral haciendo algo que no te gusta, que no te realiza ni personal ni profesionalmente. Y ni siquiera intentas cambiarlo por miedo a no haber acertado en la decisión tomada.

Si esa situación te genera frustración y tristeza, no va a ser posible que un pensamiento creativo para encontrar salidas surja de ahí.

Puede que pienses que tú no eres capaz de cambiar nada de lo que te rodea, y a propósito de ello escribí un post sobre este tema que te invito a leer si te apetece profundizar un poco sobre este tema.

Si no llegas a ser consciente de que hay que “limpiar” todo esto que te ha afectado, cualquier paso que des huyendo de ello no tendrá los efectos que desees.

Es mejor afrontar la vida persiguiendo un sueño, un estado mejor, que huyendo de lo que no te gusta. Clic para tuitear

Siéntate, piensa qué quieres, qué necesitarías para ser feliz. Ese sería un primer paso para que tus fortalezas comenzaran a salir al exterior.

Si has llegado hasta aquí, me daría por satisfecha si te quedaras con la idea positiva de que cualquier cambio que venga a tu vida ha de empezar por ti.

El miedo al cambio solamente conseguirá paralizarte, bloquearte, hará que tu autoestima decaiga con el pensamiento de que no eres capaz. En definitiva te dejará siempre con esa sensación de amargura sin saber cómo sería tu vida si no tuvieras miedo.


Hasta aquí el post de nuestra autora invitada Pilar Tejero. ¿Qué te ha parecido? 

Me gustaría que me comentaras las 2 ideas maestras con las que te quedas en los comentarios.

¿Te animas?

Por cierto, si de verdad quieres empezar el cambio en tu vida, tengo algo que contarte…

¿Estás listo para coger la iniciativa?

 

¿Has sentido ansiedad en algún momento de tu trayectoria profesional?

La ansiedad es una alarma que debemos parar a interpretar.

Para ello he diseñado este sencillo Test de Ansiedad Profesional para que puedas dar el primer paso, detectar en qué punto estás ahora.

Te espero dentro.

 

 

Recuerda que todos los consejos que te traigo todas las semanas requieren de práctica y de tu compromiso para llevarlos a cabo.

Convertir todos estos hábitos en un comportamiento fácil y automático requiere su tiempo. Es a través de tu constancia que conseguirás hacerlo.

 

Así que ahora te toca a ti. Cuéntame en los comentarios como lo llevas y si te ha resultado útil este artículo.

 

Y si te ha gustado, dale a me gusta y compártelo para poder ayudar a otras personas a encontrar la solución a aquello que le atormenta.

También puedes recibir directamente en tu email herramientas para sentirte bien y expandir tu potencial.

Encontrarás:

  • Consejos exclusivos. Que no encontrarás ni en el blog, ni en el podcast, o en mi canal de YouTube.
  • Ejercicios y retos para acompañarte en tu crecimiento personal a lo largo del año.
  • Ofertas exclusivas de mis cursos, libros y eventos.
  • Webinares gratuitos a lo largo del año donde podrás preguntarme lo que quieras.

Déjate acompañar.

¡Fortalece tu compromiso de cambio ahora!

psicologa coach mindfulness yaiza leal

¡Recuerda! Todo empieza en ti.

¡Nos vemos la próxima semana!

 

Palabras clave: crisis, miedos, cambios.

Psicóloga, maestra, la vida me ha enseñado que lo verdaderamente maravilloso es poder decir cada día que se ha aprendido una cosa nueva. Pienso que el mayor y más gratificante reto es el de cuando nos levantemos cada mañana, poder asumir y conquistar lo que la vida nos traiga. Cada día es distinto, y como tal ha de ser vivido.

2 comentarios
  1. Gustavo Muñoz
    Gustavo Muñoz Dice:

    Me gustó el articulo porque justo estoy pasando por un tiempo de crisis y desempleo y tratando de aprovechar este momento para darle un giro a mi vida. Me quedo con lo de pensamientos positivos ayudan a que algo bueno pueda salir de uno y que el miedo paraliza y bloquea.Quedarse con la sensación de no haber hecho algún cambio a tu vida por miedo sería muy frustrarte Estimada Yaiza, he tomado los cursos de calma mental y vivir sin ansiedad y me han dado buenos resultados tus ejercicios. Cuando tenga mas dinero profundizare mas con los cursos mas avanzados.Gracias, gracias, gracias.

    Responder
    • Pilar Tejero
      Pilar Tejero Dice:

      Hola Gustavo,
      Me alegra que el artículo te haya gustado y haya aparecido en un momento de tu vida en el que te viene bien leer algo así. Si ves este momento difícil para dar un giro a tu vida, tengo que decirte además por propia experiencia, que vas por muy buen camino. Me encanta que hayas reparado en la idea de que esperimentando bienestar subjetivo la claridad y la creatividad aumentan, haciendo que veas así más salidas.
      Los cursos de calma mental y vivir sin ansiedad de Yaiza sin duda son tus mejores aliados en este momento.
      Continúa así, Gustavo, porque llegarás a conocerte mejor y a labrar un futuro que te satisfaga.

      Un abrazo,

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.