Cómo superar una fobia en 4 pasos

¿Cómo superar una fobia en 4 pasos?

¿Hay un miedo que te paraliza?

¿Estás pasándolo mal cada vez que te encuentras en esa situación?

¿O lo estás evitando?

Descubre si tienes una fobia.

 

¿Qué es una fobia?

 

La fobia es un miedo excesivo a algo, una situación o persona.

Este miedo es irracional. Lo que quiere decir que es excesivo en comparación a los riesgos reales.

Por lo tanto, no se trata para nada de un miedo adaptativo que nos ayuda a salvarnos de una situación. Como podría ser el miedo que podemos sentir al ver una serpiente en el bosque.

Quiere decir que hay una respuesta dramatizada, y por lo tanto, es un problema mental al ofrecerle a la situación una interpretación inadecuada.

 

¿Por qué suceden las fobias?

 

Pueden existir muchos motivos por los que aparezca una fobia. Algunos son conscientes y otros inconscientes.

Sin embargo, lo que está claro en ambas situaciones es que se ha realizado lo que llamo una asociación desadaptativa.

Para entender este tipo de asociación, debes entender lo siguiente: 

 

Las personas solo nos movemos evitando dolor y buscando placer.

 

Nuestro cerebro constantemente está decidiendo qué es doloroso para nosotros y debemos evitar a toda cosa, y cómo podemos hacer más veces lo que nos gusta.

Entendiendo este principio básico, en una fobia está claro que lo que pasa es que se ha asociado mucho dolor a esa situación, cosa o persona que realmente es mucho más neutra. Incluso placentera o buena para nosotros en algunas ocasiones.

 

Los miedos conscientes

 

En los miedos conscientes la persona sabe perfectamente cuál fue el momento en que se realizó esa asociación desadaptativa.

 

  • Tal vez fue en un accidente.
  • Tras una discusión con alguien.
  • Una situación muy incómoda.
  • Una lesión o intervención quirúrgica.
  • La ruptura sentimental con alguien o un duelo.

 

En estas situaciones es muy fácil hacer una asociación desadaptativa por dos motivos:

 

1- Por la intensidad de la situación. Las asociaciones que realizamos son mucho más fuertes cuanta más emoción hay.

2- Por la “debilidad” del momento. Cuando lo estás pasando mal bajan tus defensas. Tanto físicas a nivel de sistema inmune como psicológicas.

Estás más sensible, por lo que es normal que puedas vivir esa situación mucho peor de lo que la vivirías si estuvieras emocionante sereno.

 

Los miedos inconscientes

 

Estas son las fobias “curiosas”. 

La persona lo pasa fatal, se siente incapaz de hacer algo, pero no sabe porqué.

Racionalmente examina una y otra vez su vida y no encuentra el motivo para tener tanto miedo a esa situación, cosa o persona.

Incluso hay muchos niños pequeños que ya empiezan a temprana edad a padecer fobias sin ningún motivo aparente.

¿Qué pasa aquí?

Hay una asociación desadaptativa inconsciente.

Lo que sí es seguro es que todo funciona por la ley universal de causa-efecto. O lo que los budistas llaman como karma. Por lo tanto, nada es casualidad, sino causalidad. Que algo no tiene explicación sí sería creer en la magia.

 

¿Cómo se crean las fobias inconscientes?

 

Aunque te parezca mentira, una persona puede vivir algo mal sin darse cuenta. Voy a desvelarte algunos motivos que pueden causar una fobia inconsciente.

 

1# Fobia herditaria

 

Muchos de los miedos intensos de los padres se les pasa a los hijos hereditariamente si no afrontan estos miedos antes de dar a luz a la criatura.

Incluso hablo del padre. Se pueden pasar igual. Muchas veces incluso sin decirle nada a los hijos sobre tus miedos, aunque nunca te hayan visto. Podemos decir algo así como que lo huelen. Le has pasado esa información genética.

 

2# Fobia imitación

 

Aquí en el caso de los niños sí que verían directamente a los padres padeciendo un miedo y reaccionando mal al respeto.

Este tipo de miedo sí es aprendido. 

Tal vez el niño no tenía miedo, pero al ver al padre u otra persona le aparece.

Esto también nos puede pasar de adultos. Por ejemplo: 

 

Estás tranquila hasta que un día viene una amiga a contarte que se encuentra en una situación que tu percibes como desastrosa. Te pones en su situación, te sientes afectada. Y luego… Empiezas a pensar ¿Y si esto me pasa a mi? 

 

Y ahí empieza el horror. ¿Verdad?

Uno, otro, y otro pensamiento machacándote. Pensando lo mal que lo pasarías. Lo poco preparada que estás. Lo peor que lo harías, etc.

Entonces en principio a ti no te pasa nada. Sigues con tu vida normal, pero en tu cerebro ya se ha encendido la alarma de alerta que se va cocinando a fuego lento.

 

3# Fobia por educación sobreprotectora

 

Hablo de el exceso de preocupación que ponen algunos padres a la hora de criar a sus hijos.

De que se lo hacen todo. De que intentan solucionar sus problemas, evitarles malos tragos, que tengan de todo…

¡Y ojo! 

Los niños no lo pasan mal mientras son niños. Si me apuras, tampoco tienen porqué pasarlo mal durante la adolescencia.

Estos miedos se activan en la juventud y en la vida adulta.

¿Sabes por qué te aparece ahora de golpe este miedo irracional con 20, 30 o 40 años?

Porque durante “toda la vida” tus padres no te han enseñado a ser autosuficiente, a gestionar solo tus problemas. No te has acostumbrado a no controlar  todas las cosas ni a confiar en ti. 

 

Cada vez que un padre o una madre coge una responsabilidad de su hijo, lo que le está dando a entender es que “es inútil.”

Que no está preparado.

No lo hace bien.

Todo debe de ser como su madre lo hace. Si no no está bien.

 

¿Qué presión verdad?

 

Pues lo siento super papis sobreprotectores, pero no habéis hecho un favor a vuestros hijos.

Ha sido pan para hoy (para que no te preocupes) y hambre para mañana (como no te has preocupado ahora te sientes indefenso).

 

4# Fobias debido a vidas pasadas

 

¿Qué misterio crea este tema de las vidas pasadas verdad?

Esta es otra hipótesis.

Cuando nadie te ha contado nada dramático. Tus padres te han enseñado asertivamente a ser autónomo en la vida. Vives consciente y en conexión contigo mismo, y aun así no se encuentra el momento en el que se realizó esa mala asociación.

En estas situaciones muchos terapeutas hablan de los traumas (asociaciones negativas) que se realizan en otra vida y pueden seguir afectando esta.

 

Tipos de fobias

 

Hay muchos tipos de fobias.

De hecho se le puede tener un miedo a cualquier cosa, situación o persona. Ya que tal y como te he explicado antes, la fobia aparece mediante la interpretación que le damos. Que da como resultado esa asociación desadaptativa.

Por lo tanto, en realidad el objeto de miedo tan solo es un medio, nunca va a ser la cosa que realmente te genere miedo.

 

Lo que realmente te genera miedo es tu mente, a la que aun no controlas. Clic para tuitear

 

Aun así, como a la gente le encanta esto de poner etiquetas y clasificarse, voy a nombrarte algunas de las fobias más conocidas:

  • Fobia social.
  • Fobia a los ascensores.
  • A las alturas (acrofobia).
  • Fobia a ahogarse. Ya sea en el agua, en la ducha, bebiendo o comiendo.
  • A desplazarse lejos de las zonas familiares.

Y luego algunas de estas con nombres chulos tipo…

  • Claustrofobia. Miedo a los lugares cerrados o a quedar atrapado.
  • Cainolofobia. Miedo a la novedad.
  • Filofobia. Miedo al amor.

 

¿Cómo superar una fobia?

 

¿Te has sentido identificado con alguna de las situaciones que te he comentado anteriormente?

Entonces llega el momento de pasar a la acción.

 

Paso nº1. Comprendete a ti mismo

 

Sin comprensión es muy difícil pasar a la acción.

Así que primero identifica qué te pasa y haz una chequeo al respeto.

Puedes preguntarte cosas del tipo:

 

¿Por qué creo que siento miedo? ¿De donde viene?

 

Así podrás identificar mejor su fuente. Si es una fobia consciente o inconsciente. Así será mucho más fácil ponerle solución.

 

Paso nº 2. Entiende a la fobia

 

Después de entenderte a ti y aceptar las emociones que te provoque la fobia, debes entenderla a ella.

Y lo bueno de esto es que si estás leyendo este artículo ahora ya sabes el funcionamiento interno de las fobias. Ya sabes que se genera una asociación desadaptativa a raíz de la interpretación que le das al objeto de miedo.

Por lo tanto…

sabes que por mucho que te asuste o lo mal que lo pases, no es tu enemigo. No te puede hacer ningún daño. Ya que el malestar se está generando en tu cabeza.

 

Paso nº 3. Aprende a confiar en ti

 

El miedo está relacionado con la inseguridad.

Con la falta de control. Tienes esa sensación de que no vas a saber gestionar la situación.

No estás confiando para nada en ti y en tus capacidades. Incluso aunque sepas que las tienes.

Para ello deberías empezar trabajando tu autoestima.

Puedes aprovechar mi curso gratis de autoestima para empezar: ATENCIÓN! No quererse mata.

 

curso autoestima gratis

 

Otro ejercicio que puedes hacer es lo que los psicólogos llamamos exposición imaginaria.

Consiste en imaginar que eres capaz de afrontar exitosamente tu miedo.

Mientras lo imagina respira profundamente.

Primero puedes hacer algún ejercicio de relajación, y luego intentar mantener esas mismas sensaciones de calma en tu cuerpo mientras haces la exposición imaginaria.

En este paso el mindfulness puede ayudarte, te dejo aquí una guía de iniciación:

 

> ¿Conoces que es el mindfulness? Definición y GUÍA DEFINITIVA para iniciarte.

 

Paso nº4. Afronta tus miedos

 

Ya te entiendes a ti mismo. A la fobia. Has empezado a ganar seguridad en ti mismo. Incluso a dominar el arte del mindfulness y prepararte mentalmente para afrontar tus miedos.

Lo siento. 

Llega el momento de la verdad. ¡Quítate ya de una vez ese mantel de los ojos y descubre que no hay nada que te pueda dar miedo!

Siempre que mantengas esta conexión y seguridad contigo mismo, va a ser imposible atemorizarte.

Empieza por poco, si quieres… Pero apunta en un papel cómo y cuándo irás afrontando tus miedos en las dos próximas semanas.

Si hay muchos, en un mes.

No te pongas excusas, ya estás preparado.

De veras. Hazlo, hazlo  y hazlo.

Y por favor, cuéntame tu éxito en los próximos días en los comentarios.

 

¿Estás listo para coger la iniciativa?

 

¿Has sentido ansiedad en algún momento de tu trayectoria profesional?

La ansiedad es una alarma que debemos parar a interpretar.

Para ello he diseñado este sencillo Test de Ansiedad Profesional para que puedas dar el primer paso, detectar en qué punto estás ahora.

Te espero dentro.

 

 

Recuerda que todos los consejos que te traigo todas las semanas requieren de práctica y de tu compromiso para llevarlos a cabo.

Convertir todos estos hábitos en un comportamiento fácil y automático requiere su tiempo. Es a través de tu constancia que conseguirás hacerlo.

 

Así que ahora te toca a ti. Cuéntame en los comentarios como lo llevas y si te ha resultado útil este artículo.

 

Y si te ha gustado, dale a me gusta y compártelo para poder ayudar a otras personas a encontrar la solución a aquello que le atormenta.

También puedes recibir directamente en tu email herramientas para sentirte bien y expandir tu potencial.

Encontrarás:

  • Consejos exclusivos. Que no encontrarás ni en el blog, ni en el podcast, o en mi canal de YouTube.
  • Ejercicios y retos para acompañarte en tu crecimiento personal a lo largo del año.
  • Ofertas exclusivas de mis cursos, libros y eventos.
  • Webinares gratuitos a lo largo del año donde podrás preguntarme lo que quieras.

Déjate acompañar.

¡Fortalece tu compromiso de cambio ahora!

psicologa coach mindfulness yaiza leal

¡Recuerda! Todo empieza en ti.

¡Nos vemos la próxima semana!

 

Ayúdame a difundir esta información en tus redes sociales:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.