ansiedad dolor de espalda

La ansiedad también provoca dolor de espalda

¿Sabías que la ansiedad puede ser responsable de tu dolor de espalda?

Hoy Núria Gallego te contará su historia con la ansiedad y cómo tú puedes hoy:

  • Identificar si tu cuerpo expresa ansiedad.
  • Iniciar unos primeros ejercicios para aliviar el dolor de espalda.

Te dejo con ella.

 

Cuidado, la ansiedad puede ser la responsable de tu dolor de espalda

 

Mis primeros ataques de pánico estallaron en mi lugar de trabajo. Por aquel entonces, hacía unos meses que había terminado mis estudios universitarios y quería un empleo para independizarme.

Empecé a trabajar como teleoperadora en una compañía de telefonía móvil. Al principio, todo estaba bastante bien: tenía un buen horario, mis superiores valoraban las tareas que hacía y yo tenía el dinero que necesitaba.

Parecía que todo iba como yo deseaba, pero no fue así. Al salir de casa de mi madre, se destapó uno de los periodos más oscuros de mi vida.

Hacía un tiempo que esa etapa se estaba gestando, pero no lo reconocí hasta que tuve mis primeros ataques de pánico.

Estando en medio de una llamada con un cliente, sentí mucho dolor en medio del pecho y grandes escalofríos. Creía que me iba a dar un ataque de corazón, así que colgué para ir al baño.

Allí me puse a llorar sin consuelo. Tenía miedo a morir, pero ahora sé que tenía miedo a la vida.

En esa misma etapa, tuve mis primeros dolores de ciática, provocados por una contractura en mis lumbares.

La ciática es el pinzamiento del nervio ciático, que surge de las últimas vértebras de la columna y llega hasta los pies. Este tipo de malestar se manifiesta con un dolor agudo en las piernas o en la parte baja de la espalda. En ocasiones, provoca cojera o impide caminar.

Para aliviar esa tensión probé medicamentos, busqué estiramientos que me relajaran y, en ocasiones, fui a un masajista.

Pero el dolor siempre volvía.

No obstante, en aquella etapa, no le hacía demasiado caso a mi ciática. Con la ansiedad, había otras sensaciones que me preocupaban mucho más.

A día de hoy, gracias a mi investigación sobre la tensión emocional y al trabajo que he hecho con mis clientes de terapia, he aprendido mucho sobre el dolor de espalda.

Por eso, soy consciente de que en mi ciática residía la raíz emocional de mi ansiedad.

Como quiero que puedas acortar tu camino con la angustia como compañera, en este artículo te voy a explicar cómo te puede ayudar este malestar.

 

En la espalda vive el origen de tu ansiedad

 

Si tienes ansiedad, es posible que, al igual que yo, tú tampoco le des demasiada importancia a las tensiones de tu espalda.

Es un mal menor comparado con el resto de preocupaciones o sensaciones desagradables que hay en tu vida.

De hecho, puede que te hayas acostumbrado a esa molestia.

Sin embargo, tras varios años escuchando a mi cuerpo, he aprendido que muchos los dolores tienen un origen emocional.

Por lo tanto, si te duele la espalda, es importante que le prestes atención. Si lo haces, estoy segura de que:

  • Conseguirás aliviar tu tensión
  • Te ayudará a comprender el origen de tu angustia

Quizá te estás preguntando por qué este malestar te permitirá profundizar en la raíz emocional de tu ansiedad.

Por lo que la espalda representa.

A nivel simbólico y físico, la columna vertebral es el sostén de nuestro cuerpo. Gracias a ella, podemos mantener la postura erguida.

Cuando vivimos angustia, nos falta estar arraigados en la realidad o en el cuerpo. Estamos demasiado en la cabeza.

De alguna forma, esa falta de arraigo nos impide sostenernos con suficiente energía.

Según el punto de la columna de donde parta ese dolor, esa falta de sostén estará en una situación de nuestra vida u otra. Y, probablemente, nuestras preocupaciones vayan en ese sentido.

Volvamos, por un momento, a mi vida en el momento que viví ansiedad.

Mis primeros ataques sucedieron a los pocos meses de estar viviendo en pareja. Había visto que ser teleoperadora no me llenaba, pero tampoco sabía a qué otra cosa podía dedicarme.

Tenía muy claro que no quería trabajar en una agencia de publicidad, que era para lo que me había preparado en la universidad.

Mis mayores preocupaciones, entonces, estaban dedicadas hacia el nivel material de la vida.

Mi ciática estaba provocada por un pinzamiento en las lumbares. Ahí residen las inquietudes acerca del trabajo, el dinero, el hogar, etc.

Además de ser nuestro sostén, la espalda también simboliza lo oculto, lo inconsciente, ya que es una de las pocas partes del cuerpo que no podemos ver.

Por lo tanto, tu dolor puede guardar alguno de los motivos inconscientes que te mantienen en la ansiedad.

¿Recuerdas que antes te he comentado que mi ansiedad estaba provocada por mi miedo a la vida?

Con el paso del tiempo, aprendí que ese dolor estaba relacionado con la muerte de mi padre biológico cuando yo tenía un año.

La lealtad hacia él me convirtió en una persona apegada a la muerte. A nivel inconsciente, para mí, era más fácil morir que atreverme a disfrutar de la vida tal como es, con todo su dolor y su placer.

Por estos dos motivos, tu dolor en la espalda, puede traerte mucho autoconocimiento sobre ti. Un autoconocimiento que puedes aprovechar para dejar atrás tu ansiedad.

 

Ejercicio para escuchar a tu espalda

 

Ahora que conoces la teoría, me gustaría que lo experimentaras. Para ello, he preparado un ejercicio en audio que te ayudará a ver cómo está tu espalda en este momento.

Antes de que te pongas con él, te doy algunas instrucciones básicas para que lo aproveches:

  • Practícalo en un momento en el que nadie vaya a molestarte
  • Verás que es similar a una meditación, pero no tienes que permanecer en quietud. De hecho, si te apetece, muévete
  • Puedes hacerlo en una silla o de pie. Es importante que tu espalda no esté apoyada en ningún lugar
  • Se trata de que hagas lo que el cuerpo te pide, sin pensar o juzgar lo que surja
  • Ponte ropa cómoda y descálzate.

 

Descubre qué provoca tu dolor en la espalda

 

¿Qué te ha parecido el ejercicio?

Quizá has tenido un gran descubrimiento o una experiencia intensa. O quizá no ha destapado nada en claro.

No pasa nada. Todas las experiencias tienen su importancia, porque te indican algo, aunque no sea evidente.

Ahora te toca interpretar esta experiencia según lo que conoces de ti.

Por ejemplo, si has tenido mucha rabia, puede ser que eso esté mostrando que tienes muchos enfados reprimidos.

Si has estado mucho tiempo pensando en otras cuestiones o no has sentido emociones, eso puede señalar que prefieres desconectarte o estar en otro lugar diferente.

Para ver entender tu experiencia, dedica unos minutos a responder las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo ha sido mi experiencia?
  • ¿Qué sentía? ¿Qué pensaba?
  • ¿Qué ha sido lo más importante o destacado?
  • ¿Cómo puedo relacionar esto con mi vida?
  • ¿Qué parte de mi vida o de mí ha quedado reflejada en esta experiencia?
  • ¿Cuál ha sido mi aprendizaje?

Tus respuestas te ayudarán a descifrar el mensaje emocional en tu espalda ahora.

Como te he ido contando a lo largo de este artículo, atender a tu tensión en la espalda es importante para tu desarrollo personal. Y, por eso, puede que ahora tengas ganas de profundizar más en este aspecto.

En ese caso, tengo un regalo para ti. Puedes apuntarte a la clase online gratuita Las 3 causas que provocan tu dolor en la espalda.

En esta clase, aprenderás:

  • Por qué el dolor de espalda no tiene nada que ver con los nervios
  • Conoce por qué no sirve de nada que mejores tu postura al sentarte o estar de pie
  • Por qué los masajes o estiramientos solo sirven para aliviar el malestar durante un tiempo

Ojalá nos veamos dentro. Un abrazo.

3 comentarios
    • Yaiza Leal
      Yaiza Leal Dice:

      ¡Hola Beatriz!

      Encantada de saludarte!

      Pues ya ves que nos pueden afectar mucho más de lo que pensamos. Por suerte, identificándolo a tiempo y trabajando en nosotros mismos desde la consciencia podemos vivir de forma saludable y prevenir problemas mayores.

      ¡Un abrazo!

      Responder
    • Nuria Gallego
      Nuria Gallego Dice:

      ¡Hola, Beatriz!

      Gracias por tu comentario 🙂
      Sí, las tensiones provocadas por la ansiedad pueden ir más allá de lo que aparentan. Si te apuntas a la clase Las 3 causas que provocan tu dolor en la espalda, podrás saber el origen emocional de la tensión en la zona del cuello.
      Además, te animo a que pruebes el ejercicio gratuito que te propongo, ya que puede ayudarte a comprender tu malestar.
      Te abrazo.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.